Secretaría de Medio Ambiente

Acondicionamiento de suelos

El Inventario Estatal Forestal y de Suelos del Estado de México 2014, señala que la entidad cuenta con 1,065,366 hectáreas de superficie forestal, de las cuales 175,190 hectáreas se consideran perturbadas y potencialmente restaurables.

El acondicionamiento de suelos es una práctica que se realiza en los terrenos con problemas de erosión severa y muy severa y son: subsoleo, terrazas de formación sucesiva, terrazas de banco y desvanecimiento de cárcavas.

El objetivo es recuperar los terrenos erosionados para incorporarlos a la producción forestal revirtiendo en el mediano y largo plazos la degradación de los terrenos con vocación forestal y sus recursos asociados mediante el acondicionamiento de suelos..

Actualmente, estos trabajos se realizan previo al establecimiento de las reforestaciones con apoyo del Programa de Reforestación y Restauración Integral de Microcuencas (PRORRIM).

Subsoleo

Esta práctica consiste en la apertura de hoyos mediante la introducción intermitente sobre el suelo de los subsoladores (zancos) con maquinaria (tractor tipo bulldozer o agrícola), realizando la roturación de la capa superficial del suelo y obtener las condiciones adecuadas para reforestar.

Aplica para los productores forestales, núcleos agrarios, organizaciones y sociedad en general; dueños y poseedores de predios del Estado de México, mediante solicitud y verificación técnica por parte de PROBOSQUE para evaluar su factibilidad

Se otorga mediante convenio de colaboración para el acondicionamiento de suelos con fines de reforestación, celebrado entre PROBOSQUE y el beneficiario para conjuntar acciones y recursos en las actividades previas al establecimiento de reforestaciones.


Formación y Mantenimiento de Terrazas

Las terrazas de formación sucesiva y de banco son terraplenes formados entre bordos de tierra o la combinación de bordos y canales construidos en sentido perpendicular a la pendiente del terreno. Se realizan con maquinaria pesada y agrícola sobre la capa superficial del suelo para obtener las condiciones adecuadas para reforestar.

Estas actividades además de beneficiar el establecimiento de plantaciones forestales también auxilian en la recuperación de la cobertura vegetal, sobre todo en el Área de Protección de Flora y Fauna Nevado de Toluca.